La espera, es la parte más dura